Configurar un servidor web en Linux para pruebas locales, paso a paso, sin enloquecer en el intento.

Advertencia preliminar: El siguiente post se probó en un entorno Debian 8.0 y Ubuntu 12-15, a partir de la versión 16 Canonical muda en sus repositorios a PHP 6, por tal motivo también aclaro que los comando de PHP son para PHP 5 y que debe consultarse la nueva lista de paquetes de PHP 6,  en otros aspectos se presupone análogo a otros sistemas Linux con ciertas variaciones pertinentes del sistema. Si tienes dudas o problemas comenta e intentaré darte mi apoyo. Llevo rato en esto, pero no soy ingeniero, sino físico…paciencia.

“Lo siguiente es la instalación más básica y menos segura de dichos programas, no recomendado para un servidor en producción.”

Si lo que quieres es hacer y probar sistemas clientes servidor debes saber que existen varias alternativas (usa un buscador, dile algo como “PHP vs” o “MySQL vs” y mira las sugerencias (sí, ya se que hoy día sólo existe uno…por ahora)), en particular PHP + MYSQL es una buena alternativa con mucha documentación en línea, si además deseas trabajar lo menos con línea de comandos entonces tu opción es Phpmyadmin; si sólo quieres probar páginas web basadas en HTML, JAVASCRIPT y CSS basta con que instales un servidor Apache (Existen “alternativas” como TOMCAT, las comillas son porque algunas además pueden convivir con Apache).

Dicho lo anterior, la base para correr nuestro sistema Cliente /Servidor o nuestras páginas web es un servidor web (prometo algún día desambiguar esto más que wiki), como dije antes configuraremos Apache en nuestro equipo, en particular la versión 2. Abre una terminal y ve si tu sistema tiene en sus repositorios apache2.

sudo apt-get install apache2 -y

Noten que se usa -y que significa “assume yes” o “asume sí” para todas las preguntas que nos haga el sistema durante la instalación. Una vez finalizada la instalación puede en su navegador ir a http://localhost o http://127.0.0.1 y verificar que la instalación se concretó de manera correcta, usted verá una pagina como la siguiente (según su sistema):apache22

Existen al menos tres formas de instalar PHP para trabajar con tu servidor web, como modulo, como CGI (interfaz de entrada común) y FastCGI, suelen ser los estándares de configuración con sus inconvenientes particulares de seguridad cada uno, nostros configuraremos PHP como modulo, como se advierte al principio del post, ésta configuración no es la más segura y se recomienda sólo para pruebas locales.

Vamos de nuevo a nuestra consola e ingresamos el siguiente código:

sudo apt-get install php5 libapache2-mod-php5 -y

Y una vez finalizada la instalación reiniciamos el servidor web (hay otras formas para hacerlo):

sudo /etc/init.d/apache2 restart

El directorio por defecto es:

/var/www/html

Continuará

Introducción didáctica al contenido.

En principio, como punto de partida de lo que hoy nos existe, fue la modificación del mundo. Hecho revolucionario, a tal grado que define a toda una especie, es ahí donde durante milenios creíamos habitaba la conciencia, en su expresión objetiva sobre el mundo, en su comunicación.

Pero no fue suficiente con la emergencia de la cosa, sino que el emerger se fue refinando, en un intento por ser conciso; apiló y reordenó figuras y formas, representaciones, suprimió y discriminó entre fonemas y colores, distinguió entre unos y otros y en un claro intento de manifestación del individuo fue creativo.
Lentamente la modificación comenzó a transgredir su origen.

Mientras tanto, de manera paralela, aunque en una geometría donde las paralelas sólo existen sobre una misma línea, el cuerpo se agitaba, pulsando por supervivencia, ejecutando los designios de la necesidad, inspirado por la volidez, tomaba el mundo contra el mundo y disponía así de sus mecanismos. Entre la mecanicidad y la expresividad, en funciones no lineales y complejas, nace del ente la herramienta, y con ella la vaga noción de civilización.

Sea lo que sea, aquello denominado tiempo no se detiene, ni un instante, y en parpadeos, la caza y recolección, la caverna y la magia, han dado paso ya a los monolitos, y los monolitos han creado una nueva necesidad, el ente mecánico-transformador se convierte en constructor, no ya para el refugio, sino, para la posteridad, ya no mecaniza sonidos ni los transforma, ahora los construye desde la nueva necesidad.

Y entre construcciones y edificaciones, se crea la necesidad de precisión, para asegurar la supervivencia de la memoria, como acto de un ente transhistórico, los conceptos aparecen y el barullo adquiere armonía, es en ese punto dónde se gesta nuestro contenido, pues es ahí, sobre el ritmo de la melodía dónde el compás adquiere forma, marcando el tiempo y dibujando círculos, y la escuadra guía la precisa mano que ha de sostener la memoria, y entre la memoria y el ritmo nace la duda, y de la duda nace la ciencia.

Compás y escuadra es un blog-revistadigital-librovivo, que busca servir como punto de encuentro a cosas que han sido separadas como efecto de análisis, pero que más allá de ello comparten una misma esencia en la realidad a la que pertenecen, como objetos de la abstracción y no como conceptos de la misma. Así, en este lugar se darán cita temas tales como: sistemas operativos de ordenadores de sobre mesa, técnicas artísticas, y filosofía de la ciencia, buscando borrar la distinción entre uno y otro, para tarde o temprano hablar de una sola cosa nueva, proyecto ambicioso sin lugar a dudas. Sin embargo, nuestro método será riguroso, no pretendemos llegar a nada claro pronto, quizás en ningún momento, pero tampoco buscamos el sensacionalismo ni la falacia. Por tal motivo construimos sobre el mito, no desde él, y tomamos la simbología de los constructores, eternizados por el momento, y que sin embargo se disponen al eterno olvido, para recalcar la forma de exposición: desde la ciencia a sus fronteras, y no al revés.

También se dará espacio al arte no de manera teórica, ni histórica, sino directa y participativa y esperamos sirva a su vez, como plataforma para futuros portentos literarios, musicales, pictóricos, etc. Y en todo caso, que al menos sobreviva cómo evidencia de nuestro tránsito por el mundo.

Una vez introducidos, bienvenidos a éste, su espacio digital.